Stayer


La primera fricción de este blog surge de un viaje en bicicleta, de la reflexión sobre la madurez y sus paradojas imaginadas a través de los ojos de una amiga, del refuerzo obtenido por la magia de un amigo invisible y de la nostalgia de una infancia repleta de caballos.

Comenzó esta fricción con este batiburrillo de circunstancias y se ha convertido en esto, creo que algo, desde luego que imprevisto aunque controlable.
Por último, la foto que aparece aquí refleja perfectamente la conversión de un "sprinter" en un "stayer", del último gran caballo que vi correr cuando mi adolescencia seguía en transito con la perdida provisional de las carreras de caballos: Partipral.

La fricción que os presento se llama Stayer y si quieres puedes leerlo pulsando en este enlace.
AZUL

No hay comentarios:

Publicar un comentario